Booking.com

Caminos de Pasión... por la cultura, la historia, la gastronomía...



¿Sabéis eso que a veces se comenta que nos vamos fuera sin conocer bien lo que tenemos dentro? Pues eso es lo que sentí hace unas semanas cuando pude disfrutar de una muestra de la ruta "Caminos de Pasión".

Un grupo de bloggers y periodistas fuimos invitados a descubrir un poquito de una ruta que tiene mucho que ofrecer: lugares con encanto, preciosas tradiciones, una rica gastronomía, patrimonio, historia y una gente maravillosa.

Utrera, Carmona, Écija, Puente Genil, Lucena, Osuna, Cabra, Baena, Priego de Córdoba y Alcalá la Real forman parte de estos Caminos de Pasión. Aunque la confección de la misma nació en torno a la Semana Santa, lo cierto es que ahora ofrece mucho más. Y ojo, no hace falta ser católico para disfrutar de esta ruta. Como digo, la Semana Santa fue la "excusa" para desarrollar un viaje que todo el mundo puede disfrutar.

En este primer post os voy a contar brevemente los principales atractivos de cada uno de los municipios que pudimos conocer. En próximos hablaré de su gastronomía, fiestas e incidiré en alguno de sus atractivos patrimoniales que merecen explicación extensa.

ÉCIJA

Mientras te acercas en el coche a Écija, ya hay algo que llama la atención: sus torres. No en vano se la llama la Ciudad de las Torres. Su skyline es, por este motivo, bastante imponente. Ya dentro, descubres una ciudad preciosa, abierta y amigable.

Torres, el color blanco, el sol... son los protagonistas de un paseo que se hace imprescindible por todas sus calles. Que el sol no te asuste, sus calles estrechas también dan lugar a agradables sombras.

Y paseando por ellas podrás encontrar el Palacio de Peñaflor, en restauración en su interior, pero que por fuera ya presenta una impresionante fachada con pinturas al fresco. El otro gran palacio de Écija es el de Benamejí, que acoge hoy en día el Museo Histórico Municipal. En su interior, imperdible sus mosaicos romanos (excelentemente conservados) y la Amazona herida, una pieza arqueológica de mucho interés por el buen estado en el que se encontró.

Si antes te hemos dicho que hay torres en la ciudad, seguramente ya imaginarás que pertenecen a varias iglesias. Entre ellas, las de Santiago, Santa Cruz, Concepción, Santa María o San Juan. Lo curioso de Écija es que, en algunas calles, podrás ver más de una torre si miras de un lado a otro.

En tu paseo por sus calles no dejes de visitar el Mercado de Écija, donde podrás palpar el pulso de sus habitantes y comerciantes y asombrarte por el tamaño de su frutas y verduras. ¡Vaya sandías!


OSUNA

Seguramente si alguien te dice Osuna, se te venga a la cabeza "Juego de Tronos". La popular serie de HBO eligió esta villa ducal, declarada Conjunto Histórico-Artístico, para rodar alguna de las secuencias de su quinta temporada. Y después de visitarla, lo que pensé fue "Manda huevos que tenga que venir una serie de televisión a poner en el mapa una ciudad tan bonita como esta".

En fin, que más allá de la serie, de la que soy seguidor y por tanto siempre tuve en mente, Osuna esconde auténticas joyas que bien merecen una visita, con independencia de que por sus calles haya paseado Daenerys Targaryen. Entre ellas, pudimos conocer la Iglesia Colegial - Museo de Arte Sacro que es impresionante o el Monasterio de la Encarnación. Este monasterio es de clausura, pero tiene permiso para realizar visitas guiadas por las propias monjas. Podrás ayudarlas con estas visitas de precio libre y comprando sus ricos dulces. Frente a la iglesia, echa un ojo a la Antigua Universidad.

No dejes de pasear por la Calle de San Pedro, llena de palacetes, a cada cuál más bonito.

 

PUENTE GENIL

El río Genil que atraviesa esta villa es la que da nombre a Puente Genil, suma del Ponton de Don Gonzalo y el Barrio de Miragenil, que se unieron por orden de la regente Mª Cristina en 1.834.

Además de su patrimonio histórico y arqueológico, que incluye la Villa Romana de Fuente Álamo, la fábrica de harinas "La Alianza" o la Casa Palacio de los Duques de Medinaceli, si algo nos llamó la atención de Puente Genil fueron sus cuarteles. Se trata de corporacions bíblicas que se reúnen en lugares de su propiedad para organizar la Semana Santa y, durante todo el año, seguir su convivencia en torno al culto a la hermandad de sus componentes. Hay decenas repartidas por toda la ciudad, y merece la pena conocerlas para entender esta tradición que data de 1.664.

Si decidís dormir en Puente Genil, os recomendamos el Hotel El Carmen, algo en las afueras de la ciudad pero en una antigua fábrica de principios de siglo.



UTRERA

En 1.992, año de la EXPO de Sevilla, fui por primera vez a Utrera. Pero claro, yo era un crío y no recordaba nada. ¡Y qué bonito ha sido volver! Utrera atrapa desde que entras en sus calles. Lo hace en su castillo, en su Iglesia de Santiago, en el magnífico Hospital de la Resurrección o en su Pasaje del Niño Perdido.

No puedo evitar pararme en la Iglesia de Santiago, porque allí una vez al mes se celebra una exhibición de campaneros. Y tuvimos la fortuna de coincidir con dicha exhibición. Subir a lo alto de la Iglesia de Santiago ya fue una experiencia estupenda, por aquello de pisar el mismo tejado de una iglesia y por ver las maravillosas vistas de todo Utrera desde lo alto. Y lo mejor, esos campaneros, de los que os hablaré con extensión en otro post pero de los que, de momento os dejaré este vídeo que muestra una tradición milenaria que aún hoy se conserva.


Y que no falte visitar el Consistorio de Utrera, situado en el Palacio de Vistahermosa, con maravillas en su interior como el salón árabe, el Pompeyano o el alemán. No dejéis de visitarlo.


CARMONA

La lluvia no nos dejó disfrutar del todo de esta preciosa ciudad, pero sí que pudimos hacernos una idea paseando por su casco histórico (bajo el paraguas). Lo primero que seguramente te deje con la boca abierta al llegar a Carmona sea la imponente vista de la Puerta de Sevilla. Digamos que atravesarla te lleva al Carmona más histórico y a un paseo por calles que desembocan en pequeñas maravillas como la Iglesia Prioral de Santa María, en donde sus vidrieras dibujan estampas preciosas en el interior de la misma.


LUCENA

Caminos de Pasión también incluye en su ruta una imprescindible visita a Lucena. Además, este año cumple 400 años de la concesión como ciudad. Es una excelente oportunidad de conocer una gran herencia artística de pasado judío, árabe y cristiano.

Entre las visitas que no deben faltar cuando vayas a Lucena, está el Barrio de Santiago, el Museo Histórico y Etnológico, que se ubica en el Castillo del Moral y la Parroquia de San Mateo. ¡Y ay lo que esconde esta parroquia! En su interior encontrarás una impresionante obra barroca, su Sagrario, que te puedo asegurar te va a robar varios minutos mirando con la boca abierta.

Y si quieres dormir aquí, te recomendamos el Hotel Santo Domingo.


CABRA

Otra de las maravillosas visitas que esconden los Caminos de Pasión es Cabra, una ciudad con gran patrimonio que se esconde entre la Sierra Subbética. Ya en la misma oficina de Turismo te das cuenta de que Cabra es especial, pues se ubica en un precioso patio lleno de flores, tan típicas en la zona y también en las calles del Barrio del Cerro, de visita obligada.

No te vayas sin visitar las murallas defensivas, la Iglesia de la Asunción y Ángeles y el Castillo de los Condes de Cabra. En la actualidad, el castillo es un colegio, pero se pueden reservar visitas guiadas en la oficina de Turismo. Y te recomendamos que lo hagas, porque sólo así podrás descubrir las obras de arte que se esconden en su interior, las preciosas vistas desde la torre y la preciosa sala historicista de su interior.



PRIEGO DE CÓRDOBA

Voy a sonar repetitivo... pero es que Priego de Córdoba es también impresionante. Pasear por su Barrio de la Villa es para perderse: casitas blancas, calles estrechas, flores... muchas flores... que decoran este barrio de origen musulmán y declarado conjunto Histórico-Artístico en 1.972. No te vayas del barrio sin asomarte al balcón del Adarve.

No impresiona menos ver la Fuente del Rey, un imponente dios Neptuno en una fuente con 139 caños que es un Monumento Nacional.

En Priego de Córdoba encontrarás también la Casa Natal de Niceto Alcalá-Zamora y, entre otros atractivos, las carnicerías reales, la Iglesia de San Pedro o el encantador Huerto de las Infantas.

Y permitidme que os sugiera dormir en Priego de Córdoba dentro de la ruta Caminos de Pasión. Y si es en el Hotel Patria Chica, mejor. No te vas a arrepentir. Es un precioso hotel museo en el que cada rincón, y cada habitación, es una obra de arte.



BAENA

Baena es, probablemente, el lugar de la ruta con mayor tradición y yacimientos arqueológicos. Destaca el Parque Arqueológico de Torreparedones, del cual siguen sacando importantes muestras. Algunas de ellas se van exponiendo en el Museo Histórico y Arqueológico, donde, entre otras piezas, te sorprenderá su colección de monedas.

Quien visite Baena debe visitar la Almedina y dejarse llevar por sus calles que, entre otros lugares, te llevarán al Castillo de Baena.



 ALCALÁ LA REAL

Según te acercas a Alcalá la Real ya sorprende la imagen de una ciudad en la que la Fortaleza de la Mota domina imponente. Es precisamente esta fortaleza uno de los mayores atractivos, ya no sólo de Alcalá la Real sino también de toda la ruta Caminos de Pasión. Reserva un par de horas, o tres, para poder visitar toda la Fortaleza de la Mota, sus cuevas, Alcazaba o sus torres. Conocer su historia gracias a los guías de la oficina de turismo se hace muy necesario.

El Palacio Abacial, la Iglesia de la Consolación, el Convento de Capuchinos, el barrio de las cruces o la Casa Solariega Fernández de Moya son otros de los atractivos de Alcalá la Real.


En los próximos posts os iré contando en más detalle las fiestas y gastronomía de los Caminos de Pasión. De momento, os invito a conocer más visitando su web.

No hay comentarios:

Booking.com
Con la tecnología de Blogger.