Excursión desde Bruselas: Qué ver en Malinas (Mechelen)


En otro post os hablé de una estupenda excursión desde Bruselas y más desconocida que otras: Lovaina. Hoy os vengo a hablar de una segunda que, además, puede visitarse el mismo día que vayas a Lovaina. Se trata de Malinas (Mechelen en belga), una ciudad de Flandes a media hora tanto de Bruselas como de Lovaina y que, por su buena comunicación en tren desde ambas, supone la visita perfecta para complementar a Leuven.

Al igual que otras ciudades belgas, recorrerla a pie es muy sencillo y asequible, por lo que, una vez llegues a la estación, sólo debes preocuparte por llevar un calzado cómodo y empezar a callejear por el encantador centro de una ciudad en la que vivieron figuras como Margarita de Austria y el emperador Carlos V.



En el centro de Malinas, al lado de la Grote Markt (Donde por cierto se encuentra la oficina de turismo), se encuentra el que probablemente es el elemento más característico de la ciudad: la Torre de San Rumoldo. Sus 97 metros de altura hacen que sea visible prácticamente desde cualquier rincón de la ciudad. Se trata de la torre de la Catedral del mismo nombre a la que sin duda debes entrar y disfrutar de este exponente del gótico brabantino. Visitar la catedral es gratuito, subir a la torre no. Yo no subí, porque había leído en varios blogs que las vistas tampoco son nada del otro mundo, pero oye, que si queréis ver Malinas desde las alturas (y si el tiempo lo permite, claro, que Bélgica suele estar nublado...), no dejéis de subir.



Y ya que estás en este rincón central, hablemos de la Grote Markt. Es el centro neurálgico de la ciudad, y en donde es común encontrar mercadillos (nosotros vimos el de los sábados), así como bares y restaurantes que rodean la plaza. Si queréis una recomendación, nosotros comimos en "Beep Beep", una pequeña brasería en la que tenían un menú que se componía de la sopa del día (muy rica) y un segundo a elegir entre carne y pollo que resultó estar riquísimo. Y la sopa, con el fresquito que hacía, nos sentó de maravilla.

El Palacio de Margarita de York fue testigo de la adolescencia de Carlos V. Si este dato os resulta curioso, podréis visitar los jardines de dicho palacio y ver este lugar histórico.



En Malinas, al igual que en Lovaina, también encontrarás un beaterio, aunque en este caso no es tan espectacular como el primero. En todo caso, merece la pena darle un paseo en sus dos zonas: el gran y el pequeño beaterio.

Otro de los elementos característicos de Malines es el río que la atraviesa, Dyle (Dijle). Es navegable y "paseable" por la pasarela que han construído en su orilla. Un paseo precioso.



Y si te gusta la cerveza no debes perderte la fábrica Het Anker donde, como no, podrás degustarla.

Como siempre os digo, en este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.

Booking.com

Comentarios

BlogsterApp