Qué ver y hacer en Luxemburgo en dos días



A veces no hace falta viajar a destinos inmensos para disfrutar de preciosas experiencias. Podríamos decir, de hecho, que, en muchas ocasiones, en lo pequeño está el encanto y buen gusto. Y Luxemburgo cumple ese mantra. Un país muy pequeñito, que limita con Bélgica, Francia y Alemania y que he podido descubrir en mis vacaciones de Navidad del 2019 y que me ha dejado un sabor de boca muy agradable.

Siendo más concreto, y correcto, sólo he descubierto la ciudad, su capital, pero me consta que en los alrededores hay pueblos y castillos que merecen la pena visitar. En todo caso el tiempo es oro y, en esta ocasión, sólo pude pasar 2 noches en Luxemburgo.

Si llegas en avión, el aeropuerto está a sólo 25 minutos del centro en varias líneas de autobuses, o 15 minutos en coche si decides coger un taxi. El autobús cuesta 2 euros en el momento en el que escribo este post, pero la ciudad ha anunciado que desde marzo el transporte público será gratuito en Luxemburgo.

Booking.com
Luxemburgo es una capital de esas que podría denominarse de cuento. Sus tejados, construcciones, ese contraste entre el barrio bajo y el alto, el río... lo hacen realmente encantador.

Tengo que ser sincero: es una ciudad preciosa, pero no muy animada. Si buscas una ciudad llena de bares, discotecas, animación por las calles, terrazas... este no es tu destino. Es cierto que yo la visité en invierno, con el frío como protagonista, pero lo que he encontrado es una ciudad tranquila (en ocasiones demasiado), silenciosa, con poca gente por las calles, con un horario comercial estricto (a las 18:00 cierra todo) y con una oferta gastronómica limitada, ya que no se puede decir que la ciudad esté abarrotada de restaurantes como podría esperarse de una capital (pero tranquilos, hay restaurantes, de diferentes tipos de gastronomía, no os quedaréis sin comer).

Ahora bien... ¿Qué podemos hacer y ver en Luxemburgo? Si bien hay multitud de excursiones desde Francia, Bélgica o Alemania, para visitarla durante unas horas, yo os diría que al menos pernoctéis una noche (os recomiendo el hotel donde yo estuve, Novotel Luxembourg Center, a 10 minutos de la ciudad baja y alta). Yo hice dos, y fue un tiempo óptimo para poder patear toda la ciudad y disfrutar de sus atractivos turísticos. Vayamos a ellos:
  • Barrio de Grund: Probablemente, el barrio más famoso de Luxemburgo a juzgar por las fotos que vemos de la ciudad. Es el barrio bajo y es encantador porque está situado a orillas del río, lo cual regala estampas preciosas. Además, desde abajo podrás ver cómo se alza la ciudad alta, y las vistas son muy bonitas. Os recomiendo bajar andando por el camino pegado a la Pasarela (uno de los puentes), y subir a la zona alta con el ascensor gratuito. Así os aseguráis ver todo el barrio, en el cual, puedes visitar la Iglesia Neimënster, hoy convertida en espacio de exposiciones, conciertos... y la Iglesia Saint-Jean-du-Grund. Además, en este barrio se encuentra el Museo de Historia Natural. No dejes de entrar al Scott's Pub, probablemente el bar más popular del barrio.

  • Ciudad Alta: Como su nombre indica, es la ciudad alta de Luxemburgo, donde se encuentran la mayoría de tiendas, restaurantes, hoteles... y muchos de los lugares que debes visitar. Entre ellos, la Catedral de Notre Dame, el Palacio Ducal (sólo visitable en verano, pero muy bonito también por fuera), la Place Guillaume II (Donde se encuentra la oficina de Turismo) o el Museo de Historia de la Ciudad de Luxemburgo, que me encantó por la cantidad de cosas que muestra.

  • Chemin de la Corniche: Recorriendo la antigua muralla de la ciudad llegaréis a esta zona, llamada el balcón de Europa. Si el tiempo es bueno, veréis las mejores vistas de la ciudad baja de Luxemburgo. 

  • Villa Vauban: Situado en el Parque Municipal de Luxemburgo, es una villa convertida hoy en museo de arte contemporáneo. El parque y la villa ya merecen la pena un paseo. Entrar o no al museo, ya depende de cada uno.

  • Barrio europeo: La zona más moderna de la ciudad, y probablemente la única para la que tendréis que coger transporte público (tranvía desde el norte de la ciudad alta). Acoge las instituciones europeas y la Filarmónica, un edificio que se ha hecho muy popular por su forma. 
  • Casamatas: Yo no las pude ver, pues en invierno están cerradas, pero me quedé con las ganas de descubrir las Casamatas del Block o las del Pétrusse. Se trata de una especie de cuevas que datan del siglo XVII.

¿Es cara Luxemburgo? Barata no es, pero no es alarmantemente cara. Pensad en una media de 20-25 euros por persona para comer o cenar en un restaurante. Los bocadillos callejeros de salchichas que encontramos por ser navidad venían costando 5 euros y la cerveza 3. Otro ejemplo, para coleccionistas, los imanes cuestan 4 euros.

Tengo que agradecer a la Oficina de Turismo que me obsequió con una tarjeta Luxembourg Card para que mi familia y yo pudiéramos visitar la ciudad. Con modalidades de 1 a 3 días, y la opción de tarjetas sencillas o familiares, ofrece acceso gratuito a más de 60 museos y atracciones en todo el país, así como descuentos en tantas otras.

Como siempre os digo, en este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.

Comentarios