Consejos para viajar a Marrakech


                      No te quedes sin Internet cuando viajas: 5% de descuento en Holafly


Viajar a Marrakech no ha sido una decisión sencilla para mi. Durante mucho tiempo me he dejado llevar por prejuicios y por todas esas cosas que mucha gente te comentaba sobre Marruecos y el trato a los turistas. Pero por encima de eso, que luego os contaré mi experiencia, había un problema "moral" mayor para mi: ¿Debía viajar a un país con leyes sociales dudosas? Y, en concreto, una que me afecta personalmente: la homosexualidad está penada por ley en Marruecos.

Alguien me dijo una vez que boicotear a un país homófobo no sirve de nada, porque se pierde la oportunidad de conocer de primera mano a sus habitantes, "ayudarles" a visibilizar y normalizar y ponías en riesgo la supervivencia de muchos habitantes que viven del turismo y que, probablemente, no tienen nada que ver con las decisiones legales que se tomen. Así las cosas, y dado que viajar a Marruecos era un deseo de mi pareja, finalmente me decidí a regalarle un viaje a Marrakech. Y yo he ido con él, claro.



Respecto a la homosexualidad, tengo que decir que nosotros, como turistas, no hemos tenido problemas. Tampoco hemos exhibido nuestra relación pero creo que es evidente cuando se nos ve... Uno de los trabajadores del Riad donde nos alojamos, muy majo, nos explicó que los turistas no van a tener nunca problemas y que, en todo caso, Marrakech es de lo más abierto del mundo árabe. De hecho, nos dijo, se podían encontrar ciertos bares que, algún día a la semana, era para público gay. En todo caso, yo no puedo dejar de recordar lo evidente: ser homosexual en Marruecos está penado con penas de cárcel de hasta 3 años y multas de hasta 1.000 euros. En 2019 fueron juzgados por delitos de homosexualidad 170 personas y no son pocos los que se van del país buscando asilo. Así las cosas, y si eres homosexual y estás leyendo este blog, solo puedo decirte que deberás hacer el mismo ejercicio "moral" que yo y decidir si quieres ir o no. Una vez he estado allí, creo poder asegurar que no te va a pasar nada, pero personalmente tomaría precauciones, no mostraría públicamente mi relación y, muy importante, no pondría en riesgo a ningún ciudadano de allí: si exponemos a algún marroquí ellos sí pueden tener problemas.

Una vez "superado" este dilema moral, es la hora de plantearnos el viaje a Marrakech.

¿Cómo llegar a Marrakech y cómo ir del aeropuerto a la ciudad?


El avión es el medio para llegar a la ciudad. Y no es caro hacerlo, hay vuelos baratos que en un par de horas conectan España con la ciudad marroquí. Cuando llegues al aeropuerto deberás pasar el rutinario y habitual control de pasaportes (no necesitas VISA pero sí pasaporte en vigor) y, en nuestro caso, tuvimos que rellenar un formulario de control del coronavirus. Allí no hay bolis... llevad uno a mano.

Había leído que los controles para salir podían demorarse hasta una hora. En nuestro caso no fueron más de 20 minutos, de modo que lo normal en casi cualquier aeropuerto.

Una vez salgas comienza la aventura: llegar al centro de la ciudad (a sólo 7km). Lo más habitual es ir en taxi o en coche previamente contratado. Si decides lo primero, verás que hay decenas de taxis amarillos a la salida. Deberás negociar con ellos, no suelen poner el parquímetro, pero el precio habitual son 10€ (100 dirham) para dos personas. Si sois más, no os van a montar en un taxi normal, os dirán que cojáis varios de 2 en 2, o que busquéis un taxi grande. El trayecto al centro durará unos 20 minutos. El taxista te dejará en el punto de la Medina más cercano a tu Riad. Allí una de dos: o te apañas a llegar, o te dejas "llevar" por los amigos del taxista que te recogerán con un carrito y te llevarán por las callejuelas hasta tu alojamiento, algo que no recomiendo a no ser que el carrito lo haya mandado tu Riad, ya que algunos ofrecen este servicio.

Para nosotros lo más cómodo fue llevar el traslado contratado previamente desde España. Lo hicimos con Civitatis. Fueron 14€ y fuimos 4 personas, de modo que ni tan mal. De este modo, me aseguraba además no tener problemas de no tener dinero encima ya que el traslado lo pagué con tarjeta previamente. Tuvimos un pequeño retraso de 20 minutos hasta que llegó nuestro conductor pero finalmente llegó y me pareció la forma más cómoda. Eso sí, vais a alucinar cuando al salir del aeropuerto veáis un porrón de conductores con cartelitos esperando a los viajeros.

Digo esto porque no queríamos cambiar dinero en el aeropuerto: lo mejor es que cambies en las casas de cambio de los alrededores de la Plaza Jemaa el Fna.

La vuelta al aeropuerto, pues igual: o negociais un taxi desde la misma plaza (o desde el acceso más cercano a vuestro hotel/Riad), o lo lleváis contratado previamente. Y ojo, llegad con al menos dos horas de antelación, porque hay varios controles, empezando por la misma entrada al aeropuerto. Muy importante que llevéis impreso el billete de avión, y que, aunque vayáis con equipaje de mano, paséis por el mostrador de facturación porque te lo deben sellar para permitirte volar.

¿Dónde alojarse en Marrakech?




Todo el mundo dice que si vas a Marrakech tienes que dormir en un Riad para vivir la auténtica experiencia marroquí. Y tras ir, me sumo a esta idea. Y si quieres que la experiencia sea aún mejor, decídete por un Riad que esté dentro de la Medina. Parece mentira que entre el bullicio y el caos de esas callejuelas, puedas entrar en un típico alojamiento marroquí donde no se escucha nada (como mucho algún pajarito). En nuestro caso elegimos el Riad Kenzo, a unos 10 minutos paseando de la Plaza Jemaa el Fna. Teniendo en cuenta que el camino era en una zona de la Medina llena de tiendas, nos pareció bastante adecuado para no meternos en zonas más solitarias. Os lo recomiendo totalmente. Fue precioso, cómodo, con un genial desayuno, con una azotea en la que vimos un bonito atardecer y con dos empleados, Fátima y Oussama, encantadores que nos resolvieron muchas dudas.


¿Cómo ser turista y no morir en el intento en Marrakech?


Pues sí. Me temo que todo eso que habéis escuchado alguna vez sobre Marrakech es real. Todos esos tópicos y advertencias sobre el trato a los turistas por parte de los marroquíes se cumplen. Y esto, lamento decir, ha sido algo que ha hecho que mi deseo de volver a este país sea NULO.



Y mira que íbamos preparados. Habíamos leído todo: que no les hagamos caso, que digamos que no y sigamos, que hay que regatear, etc. Da igual lo preparado que vayas, ellos saben más que tú. Porque todo lo que dicen que te puede pasar, nos ha pasado:

* Han aprovechado un momento que nos han visto despistado para guiarnos al camino que nos llevaba a la plaza. Todo, claro, bajo pago de una propina. Por ejemplo nos pasó nada más llegar a la Medina y en el barrio judío, donde no nos pidieron propina pero nos llevó a una tienda de especias donde acabamos gastando 25€.
* Nos han atosigado en cada rincón para entrar a las tiendas y comprar.
* Nos han agarrado del brazo en las tiendas para evitar que nos fuéramos sin comprar.
* Nos han esperado en una esquina, tras llevarnos a una tienda, para esperar su parte del pastel (no hablo de la comisión que se puedan llevar tras comprar en la tienda, sino de la propina por llevarnos hasta allí). Esto, en concreto, nos pasó en el barrio de los curtidores. Un señor te coge, te enseña amablemente cómo se hacen las pieles, te da ramitas de menta para que aguantes el olor y al final de la ruta te lleva a una tienda para que "veas" cómo acaba el producto. Y compres, claro.
* Nos han timado, entendiéndose con esto que nos han cobrado más de la cuenta por algo (25€ por 3 especias, 80 euros por un bolso que luego vimos en otros sitios a 25...).
* Nos la han metido doblada en los puestos de comida de la Plaza Jemaa el Fna al traernos lo que les daba la gana. Fue la cena más cara de todo el viaje, en torno a 37 euros por pareja a base de brochetas que tampoco eran nada del otro jueves. Y encima, una comida incómoda porque, mientras estás sentado, sigues recibiendo visitas de vendedores ambulantes de la plaza.
* Nos han perseguido para obligarnos a borrar fotos en las que salían. Y ojo, no eran fotos para ellos, eran fotos del "paisaje", del entorno, de los edificios... pero claro, salían... y algunos no quieren. Pero las formas en las que me persiguieron... puff. Es el viaje que menos fotos he hecho por "miedo" a que de cada esquina apareciera un marroquí obligándome a borrar.



Así las cosas, y aunque como digo, a nosotros todos los consejos al final nos sirvieron de poco, os diría que:

* Digáis que no a los que os quieran guiar a algún sitio. Mejor usa un GPS (Si no tienes conexión internet, hazte con una tarjeta Holafly. Yo la usé y me ayudó muchísimo).
* Entra en las tiendas en las que realmente quieras comprar. Serán muy insistentes para que compres por lo que, eso de entrar a todas... puede ser una pesadilla.
* No cenes en la plaza. Sinceramente la comida no es espectacular y te van a clavar. Se cena mejor en cualquier restaurante de las calles de la Medina, con precio cerrado, y más cómodo.
* Cuidado con las fotos. En algunos sitios ya verás carteles de "fotos no". Respétalos. Pero si no los hay, como fue en mi caso... pues nada, ten delicadeza y... ¡Suerte!.

Y una última advertencia: si eres amante de los animales, y detestas que se les use para fines turísticos o laborales, vas a sufrir: paseos en dromedario, burros llevando carros, paseos en calesas tiradas por caballos, monos, pavos reales y serpientes como atracción turística en la plaza... Yo no participé de ninguna de ellas.

¿Es barato Marrakech?



Pues la verdad, NO. O al menos no como me esperaba. Había ido con una idea de que era baratísimo, y lo cierto es que lo único barato es comprar recuerdos, ropa o cositas en las tiendas del zoco. Son baratos de por sí pero además hay que regatear para, al menos, llevártelo por la mitad del precio inicial.

Pero nada más es barato. Hemos comido y cenado por una media de 25€ día/persona. (Cafés a 2 euros, Cocacolas a 2 euros, Cervezas a 3...).

Las atracciones turísticas cuestan casi todas 7 euros. Nosotros sólo entramos en las Tumbas Saadies... pero el precio de las demás se mueve entre 7 y 10. Ojo si queréis al Jardín de Yves Saint Laurent. Debéis comprar la entrada con antelación porque se agotan muy rápido.

Y claro, si vas a Marrakech se debe ir al menos a un Hammam, para vivir la experiencia. Los precios varían pero lo más barato rondará los 30€. Os recomiendo el Hammam Ziani, que cuesta 25 euros y estás dentro en torno a una hora con ducha, masaje... y un té para finalizar la sesión.

Dado que sólo fuimos un fin de semana, tampoco nos dio tiempo a hacer excursiones fuera, pero las encontraréis entre 30 y 50 euros por persona.

Si os ponéis a sumar, entre pitos y flautas, se te irán fácil los 100€ al día (alojamiento aparte).



Dicho esto, ¿Recomiendo Marrakech?. Pues hombre, yo creo que sí. Yo estoy feliz de haber ido y haberlo vivido en primera persona. Cierto es que no tengo muchas ganas de volver, pero es una ciudad diferente a todo lo que he visto, exótica y bonita. De modo que ve, vive la experiencia, y a la vuelta me cuentas si eres de los que cae enamorado de esta ciudad o de los que, como yo, no pretende mucho volver...

En este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.


Comentarios