Cuando vengas a Madrid... debes hacer todo esto



Siempre acostumbro a hablaros de mis viajes fuera de mi ciudad. Pero hoy he decidido quedarme en casa. Porque Madrid, donde vivo, es una ciudad preciosa, con mucho que hacer y ver, que merece ocupar un lugar en los destinos de viajeros de todo el mundo. Puede que de Madrid se haya dicho ya todo, y que probablemente cualquiera conozca los museos, monumentos o símbolos de la capital, pero no por ello quiero dejar de contaros cinco cosas que podéis (o debéis) hacer en mi ciudad. Siempre, claro, bajo mi personal punto de vista.

1. Recorrer andando el centro de la ciudad




Cuando algún amigo de fuera de Madrid, o incluso de fuera de España, viene a visitarme, siempre le preparo la misma ruta a pie para llevarse un primer vistazo de mi ciudad. Se trata de un paseo de dos o tres horas en el que puedes disfrutar de los algunos de los lugares más bonitos de Madrid. Especialmente si tienes poco tiempo... es ideal. Yo siempre comienzo en la Puerta del Sol, y de ahí me dirijo a Plaza Mayor, Madrid de los Austrias, San Francisco el Grande, Bailén, Palacio Real y Catedral de la Almudena, Templo de Debod, Plaza España, Gran Vía, Callao, Edificio Metrópoli y Cibeles. Si ponéis esto en un mapa, veréis que es una especie de recorrido circular que os permitirá pasear por las calles más emblemáticas y, además, ver parte de los símbolos o edificios más bonitos de Madrid. Por cierto que, en Callao, siempre subo a mis invitados a ver las vistas que ofrece el Espacio Gourmet de El Corte Inglés.





2. Disfrutar de la gastronomía

Madrid es un lugar perfecto para disfrutar de la gastronomía. Prácticamente cualquier tipo de comida del mundo se puede comer aquí: española, mexicana, japonesa, china, tailandesa, coreana, marroquí, india, italiana... Pero bueno, si quieres que la experiencia sea algo más auténtica o local, no puedes dejar de comer un sencillo y exquisito bocadillo de calamares en la Plaza Mayor, o un Cocido Madrileño en alguno de los restaurantes que rodean la misma Plaza o las calles colindantes de la Puerta del Sol. No os engaño, algunos son "cocido de turistas", no del todo de calidad, por lo que, si me permitís, y sin olvidar los clásicos y míticos "Casa Lhardy" o "La Daniela", os puedo recomendar el de "El Clásico".



Otra visita que mis conocidos suelen disfrutar es el "Museo del Jamón": supongo que ver tantos jamones colgados les llama la atención. Lo cierto es que es barato y puedes tomarte una caña con una ración de embutido a buen precio. El menú del día es económico y con comida casera.

Y si buscas algo más "gourmet", dentro de la ruta del paseo que te he propuesto antes, te toparás con el Mercado de San Miguel, que ya acapara miradas por su estructura de hierro pero que, además, tiene en su interior diferentes corners gastronómicos para tapear que están muy ricos. No es barato, pero no es prohibitivo. Y suele haber bastante gente... pero si eso no es un problema para ti, no dejes de asomarte.

No me resisto a darte otra consejo gastronómico, esta vez nada gourmet pero que sorprende a los turistas y, por qué no decirlo, te soluciona una comida por el precio de una cerveza: "El Tigre". Con varios locales en Chueca, se ha hecho muy popular por las enormes tapas que pone con las consumiciones (3€ de media el precio de la cerveza o el refresco). Tortilla, jamón, chorizo, croquetas... muchas veces con pan untado en salmorejo...

Y para los más golosos, dos recomendaciones: las trufas de "La Mallorquina" y, por supuesto, el mítico chocolate con churros de "San Ginés".

3. Visitar los Museos de la Ciudad

No os diré nada nuevo si os digo que Madrid tiene una impresionante muestra museística. El triángulo del arte que forman el Museo del Prado, el Reina Sofia y el Thyssen son un imprescindible para los amantes del arte. Pero como esos los conoce todo el mundo, o en todo caso os los vais a encontrar en todas las guías, yo os voy a recomendar dos museos más pequeñitos, gratis, pero que son maravillosos.



El primero es el Museo de San Isidro (Plaza de San Andrés, 2). Muy cerca del Mercado de la Cebada, es un precioso museo que te ofrece una completa historia de los orígenes de Madrid. El segundo, y siguiendo con la historia de la ciudad, el Museo de Madrid (Calle Fuencarral, 78), con una impresionante muestra artísticas que, como digo, os ayudará además a recorrer la historia de Madrid. E imprescindible, el Museo del Romanticismo.

Madrid tiene muchos más museos, probablemente necesitarías una semana entera en la ciudad para verlos todos... Pero si tienes poco tiempo, ahí os dejo esas pequeñas joyas no conocidas por todos.

4. Recorrer los espacios verdes de Madrid



Sí, en Madrid también hay espacios verdes. Seré honesto... no abundan... pero los hay. Y alguno de ellos son maravillosos. No puedes irte de Madrid sin darte una vuelta por El Parque del Retiro, y disfrutar de su cesped, árboles, lago, teatro de marionetas, músicos...

Pero no es el único. La Casa de Campo es otro amplio espacio verde, muy popular entre deportistas donde, por cierto, se encuentra el Zoo y el Parque de Atracciones. Y no podemos olvidar Madrid Río, con importantes zonas verdes recuperadas para los peatones y deportistas en donde antes había asfalto y coches.

Y un pequeñito espacio verde que os quiero recomendar. Pequeñito, pequeñito, pero muy especial: El Jardín del Príncipe de Anglona. Situado en la Plaza de la Paja, es un jardín neoclásico del siglo XVIII que es absolutamente encantador. No te extrañe si encuentras a alguna pareja pidiéndose matrimonio.

5. Tomar algo en alguna de las terrazas en las alturas de Madrid



De un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda que los hoteles de la capital dediquen sus últimas plantas a instalar terrazas en las que tomar algo mientras disfrutas de maravillosas vistas de Madrid. Prácticamente todos los hoteles de la Gran Vía lo han hecho. Pero si tuviera que quedarme con uno, os recomiendo la terraza Ginkgo del Hotel VP Plaza España. Sus vistas y atardeceres son espectaculares. Y desde el otro punto del "centro", la del Círculo de Bellas Artes.

A estas cinco básicas recomendaciones, podemos unir la oferta de ocio de musicales de Madrid, la oferta de turismo deportivo para los aficionados al Real Madrid que suelen disfrutar visitando el Estadio Santiago Bernabéu, o la inmejorable situación de la ciudad para hacer excursiones cercanas a Segovia o Toledo.

Como véis, en Madrid se pueden ver y hacer muchas cosas, y ¡no os he contado todo! De modo que me encantará que toméis mi ciudad como un posible destino turístico porque, seguro, os encantará.


En este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.

Comentarios