Turismo Gay: Así es el Resort Rainbow Golf Bungalows de Maspalomas



Hay veces que uno llega a un alojamiento y desde el primer momento nota una atmósfera especial que te hace saber que vas a estar bien allí. Se nota en la misma cara de quien te recibe, en el ambiente que encuentras y se confirma cuando hablas con clientes y te dicen que han repetido ya allí varias veces.

Esto mismo nos pasó en nuestro último viaje a Maspalomas, en Gran Canaria. Buscábamos un alojamiento con piscina, alejado del "trajín" nocturno del famoso Yumbo, y que fuera sólo para adultos. Encontramos un buen precio, y buenas críticas, en el Rainbow Golf Bungalows, un resort sólo para gays que fue la elección perfecta.



El completo consta de 21 bungalows, una piscina climatizada todo el año, sauna, jacuzzi, cafetería y un entorno rodeado de jardines y palmeras que es absolutamente relajante. El bungalow es muy completo, ya que consta de una salón, cocina pequeñita, baño y dormitorio con armario. Un porche delantero, un patio trasero, televisión, wifi, nevera... ¡Equipado al completo! Que tuviera cocina fue otra de las cosas que nos llevó a reservar, ya que íbamos a estar 9 días y tantos días comiendo y cenando de restaurantes... pues se te puede ir un pico de presupuesto. Con nuestra cocina propia, y con dos supermercados a unos 5 minutos andando del complejo, pudimos hacer nuestras propias comidas y cenas la mayoría de los días (excepto alguno que decidimos salir).

Como os decía, desde el principio notamos un ambiente especial y familiar. El equipo de recepción, formado por Jorge y Mike, son absolutamente encantadores. Jamás les vi en su cara algo que no fuera una sonrisa (bueno... en tiempos de Covid iban con mascarilla, pero todos sabemos que la sonrisa se sigue notando en los ojos). Todo lo que nos hizo falta, se nos facilitó sin problemas, incluyendo una bebida de bienvenida, la posibilidad de un late check out, la posibilidad de dejarnos sombrillas para ir a la playa... Son realmente encantadores. En nuestra estancia pudimos conocer también a los dueños del complejo, Antonio y Adrien, y lejos de crearse una situación de "cuidado que viene el jefe", el ambiente familiar y distendido se pronunció aún más.



Os puedo asegurar que he vivido atardeceres maravillosos tirado en el porche del bungalow viendo las palmeras que veía desde ellas, o incluso tirado en la hamaca de la piscina, en la que nos daban las tantas.

Y si por la noche quieres salir a tomar una copa, el Yumbo se encuentra a 10 minutos caminando. La playa está a unos 20-25 caminando (o 5 en coche).

Si eres un viajero gay, te lo recomiendo enormemente. Nosotros ya hemos reservado una segunda estancia, porque es como estar en casa... y no somos los únicos porque con casi todos los "vecinos" con los que hablamos, no era su primera vez en el resort. Y hablando de vecinos, el ambiente agradable también se traslada a ellos, de modo que, seguramente, saldréis de allí con alguna amistad. 


Como siempre os digo, en este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.

Comentarios