Viajar a la Costa Oeste de Estados Unidos: Qué ver en San Francisco


En mi anterior post os conté algunas de las dudas, preguntas, y respuestas, que tuve a la hora de preparar mi viaje a la Costa Oeste y, en concreto, a San Francisco. Resultas todas ellas, es el momento de hacer una lista de las visitas imprescindibles en esta maravilla de ciudad.

1. Golden Gate Bridge


Empiezo por la "joya de la corona". Y la llamo así porque es el auténtico símbolo de San Francisco. Verlo no siempre es fácil... en nuestro caso, no conseguimos verlo hasta el tercer día de estar en la ciudad, por la dichosa niebla que cubre la misma en muchas horas del día. El día que vimos que estaba despejado, nos cogimos un Lyft desde Sausalito y nos plantamos en el centro de visitantes del Golden Gate, en el que, además de comprar muchas cosas, podréis ver algunas fotografías que repasan la historia de este popular puente. Saliendo del centro de visitantes ya podréis empezar a ver un montón de lugares desde los que hacer LA foto. Por cierto, para los amantes de las cifras: mide 227 metros de alto, casi 3 kilómetros de largo y se inauguró en 1.937.

Nosotros nos pusimos a andar por dejando a nuestras espaldas el puente y dirección muelle. Fue un camino largo, de una hora por lo menos, pero mereció la pena porque era muy chulo ir viendo el puente desde diferentes puntos.

Aquí tengo que hacer un comentario. Mucha gente alquila bicis en el muelle 39 para cruzar en bici el puente y volver después en ferry desde Sausalito. Es una de las excursiones más populares de la ciudad, pero me veo en la obligación de advertir que, si bien yo no la hice, vi a la gente muy cansado. Es bastante recorrido y hay incluso importantes cuestas. Si no estas acostumbrado al deporte, no lo haría... y si lo haces, ve bien cargado de agua, comida y con relax porque pasarás bastantes horas en esta peculiar excursión. Otra opción es atravesarlo, pero por debajo, con los cruceros que recorren la bahía.

2. Pier 39


Probablemente, el lugar que más me ha divertido del viaje. No deja de ser un centro comercial y de ocio, pero debido a su posición en la bahía, hace que el muelle sea super especial. Lo es por su ubicación, por sus tiendas, sus restaurantes, su animación y, por supuesto, por los lobos marinos que han hecho de este muelle su hogar. Verlos es todo un reclamo turístico. Y yo os añadiría algo más: no os perdáis el atardecer desde allí.

En el Pier 39 comimos uno de los platos típicos de San Francisco: la Clam Chowder, una sopa de almejas servida en pan que está exquisita. Aquí también aprovechamos para comer en el típico Bubba Gump Shrimp Co, el restaurante de Bubba Gump. Nos apetecía probarlo y la verdad que nos encantó: no fue caro y comimos muy bien y diferente a lo que llevábamos comiendo esos días. Además, el restaurante está todo decorado con objetos y fotografías de la película Forrest Gump, por lo que si eres un cinéfilo, disfrutarás.



Y aquí nos dimos otro capricho: los mini donuts de Trish. ¡Buenísimos! Lo de capricho no lo digo porque sean caros, es más bien por lo de "saltarnos" la dieta...

Pier 39 es probablemente el mayor atractivo turístico del barrio donde se encuentra, Fisherman's Wharf, el antiguo puerto de pescadores reconvertido hoy en esta animada zona. No dejéis de pasear por los diferentes muelles y, ya al final, entrar en la chocolatería Ghiradelli, la más famosa de San Francisco.

3. Painted Ladies


Las Painted ladies se hicieron famosas gracias a la serie "Padres Forzosos". Son casas de estilo victoriano pintadas en diferentes colores, situadas en el barrio Haight Ashbury, y que nos regalan una de las estampas más icónicas de San Francisco. Para no perderte: están frente a Alamo Square Park, entre los números 710 y 722 de Steiner Street.

4. Twin Peaks



Y seguimos con vistas icónicas de la ciudad. Porque probablemente la mejor vista de San Francisco se encuentre en las colinas de Twin Peaks, situadas a 300 metros de altura, te quedarás con la boca abierta viendo todo San Francisco a tus pies. Aunque es posible llegar en transporte público, nosotros aprovechamos nuestro último día de coche para llegar cómodamente hacia el mirador.

5. Lombard Street



Habéis visto esta calle cientos de veces... pues se ha hecho famosa por ser la calle con más curvas de Estados Unidos. Si las curvas no fueran suficientes, al estar en una de esas típicas calles inclinadas de la ciudad, la estampa que ofrece es muy muy curiosa.

Por cierto, no muy lejos se encuentra el callejón de Macondray Lane, famoso por aparecer en la serie "Historias de San Francisco".

6. Barrios Haight-Ashbury y Castro



San Francisco hay que andarlo. Es la mejor forma de dejarte empapar por la arquitectura y energía que desprende la ciudad. Y estos dos barrios son especialmente interesantes por lo que representan.

Haight-Ashbury es famoso porque aquí nació el movimiento hippie en los años 60. Y por supuesto este movimiento sigue muy presente en las tiendas de segunda mano, de vinilos, en sus restaurantes y en las pinturas que decoran algunas de sus casas.

Castro por su parte es el barrio LGTB de San Francisco, y es por tanto el símbolo de la diversidad de la ciudad. De Castro os hablaré con detenimiento en otro post.

Booking.com

7. La Isla de Alcatraz



No puedes ir a San Francisco y no visitar la Isla de Alcatraz. Más conocida como La Roca, es, o fue, probablemente, la cárcel más famosa del mundo.

Para visitar la Isla de Alcatraz deberás comprar uno de los ticket que incluye el transporte en ferry y que salen del muelle 33 varias horas al día. Calcula que, con los viajes en ferry, y el tiempo que estarás dentro de la cárcel (con audioguía en español), facilmente ocuparás 3 o 4 horas de tu tiempo. Tenlo en cuenta a la hora de organizar tus visitas.

A mi me pareció una experiencia muy satisfactoria, y reconozco que la primera vez que entré en la zona de celdas, me quedé sin habla. Pero, no os voy a engañar, salí con un sabor agridulce, porque la historia que te cuentan no es la misma que conocemos... y siempre queda la duda...

8. Chinatown, Little Italy, Japantown



Vamos con más barrios, esta vez internacionales. Chinatown está muy céntrico, al lado de Union Square. Es uno de los barrios chinos más grandes del mundo fuera de China, y te vas a volver loco a ver tiendas. Por cierto, aquí fue donde compré todos los souvenirs de la ciudad, ya que están bastante más baratos que en el resto de tiendas. Puedes recorrer el barrio también de noche con este freetour.

Siguiendo caminando, dejaréis atrás Chinatown y entraréis en Little Italy, cuyo centro neurálgico es Columbus Avenue. Aquí podrás visitar la iglesia de San Pedro y San Pablo y comer en algún restaurante italiano. Nosotros no comimos, por la hora no nos tocaba, pero no me pude resistir a un helado italiano sobre galletas de cookies en The Baked Bear (303 Columbus Avenue).

No muy lejos caminando desde Alamo Square y las Painted Ladies, llegaréis a Japantown, que básicamente es un centro comercial pero que, si conoces Japón, te va a traer un montón de buenos recuerdos por los comercios y restaurantes que vas a encontrar.


Como véis, San Francisco es una ciudad con mucho que ver y hacer... por lo que deberías guardar al menos 4 días en la misma. Eso es lo que nosotros estuvimos en ella, y vimos lo que lees arriba. Por el camino nos dejamos el Golden Gate Park (era inmenso y fue imposible verlo por tiempo) y Walt Disney Family Museum, que si bien no es un imprescindible, a mi me hacía ilusión. No te costará encontrar estas y otras zonas de la ciudad con el GPS de tu móvil (Activa tu tarjeta HOLAFLY para tener 5G en San Francisco desde aquí, y usando el código UNMAPAENLAMALETA tendrás un descuento del 5%).

Como siempre os digo, en este blog encontraréis enlaces afiliados de hoteles y actividades. No suponen ningún gasto extra para ti, pero a mi me ayudan a poder mantener el blog. Si te gusta lo que cuento, te invito a seguirnos en facebook e Instagram.

Comentarios

Booking.com