Turismo en Madrid: Así es el Frontón Beti-Jai

Hace unos días tuve el placer de visitar el Frontón Beti Jai en Madrid, gracias al programa de Visitas al Patrimonio que el Ayuntamiento de Madrid pone en marcha cada año. Se trata de visitas guiadas a lugares no siempre accesibles al público general y que permiten a madrileños y visitantes conocer pequeñas joyas que normalmente no se podrían descubrir. 

En este caso, os quiero hablar del Frontón Beti Jai (Beti Jai significa "Siempre fiesta" en euskera) porque todo hace indicar que se podrá visitar de manera regular en un futuro no muy lejano. Y es que sobre el edificio, y una vez terminen unas pequeñas obras que quedan por hacer, ya hay varios proyectos para destinarlo a espacio de celebraciones culturales, deportivas y eventos. De todos modos, mientras ese momento llega, es más que probable que siga incluyéndose en visitas guiadas como las que yo disfrute.


Probablemente una de las cosas que más sorprende es qué hace un frontón en Madrid. Pues a finales del siglo XIX el juego de pelota logró gran popularidad, y por ello se construyeron varios frontones. El que nos ocupa, el Beti-Jai, fue ideado por Joaquín Rucoba siguiendo la estela de otro frontón similar en San Sebastián.


Lo que hace especial al Beti-Jai, además de su innegable belleza, es que es el único que se conserva en Madrid de los 30 que llegó a tener la ciudad. Nada menos que 125 años cumplió en el año 2019. Fue frontón hasta 1918 y después tuvo varios usos, como taller de coches, comisaría, cárcel… Estamos hablando de un espacio declarado monumento nacional en 1991 y Bien de Interés Cultural en 2011.

El edificio estuvo muchos años abandonado y un siglo cerrado al público hasta que una plataforma vecinal ha logrado que hoy en día esté rehabilitado. 




Si tenéis ocasión, visitarlo y, en cuanto abran como espacio cultural, deportivo o de eventos, no dudéis en acudir. Es espectacular. Estoy seguro que se convertirá con el tiempo en un imprescindible para cualquier visitante a Madrid.

Comentarios