Viajar a Vietnam: Qué ver en Hanói



¡Ay Hanói! ¡Tan loco y tan especial! Tras Ninh Binh y Ha Long Bay, Hanói fue la primera gran ciudad en la que recalamos en el Press Trip de Vietnam Airlines. Para nosotros fue el tercer destino pero fue la ciudad de entrada al país, volando con la citada compañía desde París. Y es que, muy probablemente, llegarás a Vietnam por Hanói o por Ho Chi Minh. Desde el aeropuerto de Hanói al centro hay una distancia de 30 kilómetros, que se recorren en más o menos tiempo en función del tráfico (abundante). ¿Lo mejor? Que contrates un traslado privado, porque el bus puede ser muuuy largo.


Hanói es la actual capital de Vietnam y tiene más de 8 millones de habitantes, difíciles de contabilizar por la cantidad de habitantes temporales que tiene que van a trabajar, a veces por temporadas. Y quizás lo más sorprendente para un occidental que llega a Hanói es descubrir que prácticamente todos los habitantes tiene moto. Eso hace que sus calles sean un hervidero de motos en las que puede resultar complicado cruzar. 

Allí todo es un ordenado caos: las motos van y vienen por las carreteras, cruzándose en los cruces sin parar, esquivando peatones, buses, coches… todos se mezclan en el camino y, sorprendentemente, no hay accidentes. ¿Para cruzar? Os traslado el consejo que nos dio nuestro guía Leo: no pararte en medio de la carretera ni correr. Los motoristas saben esquivarte, y tienen controlada la velocidad de las personas, pero si corres, o te paras, puedes romper ese equilibrio que parece existir en ese aparente caos. 

Salvado este primer shock inicial, todo lo que te espera en Hanói es maravilloso. Es una de esas ciudades asiáticas en la que se ve la vida misma y se vive la tradición. 

¿Qué ver en Hanói?


Lo primero que hicimos fue pasear por el Old Quarter, tanto a pie como a bordo de un ciclo tour. Fue increíble. Creo que es la ciudad que he visitado en la que más vida he visto en sus calles. Pasan TANTAS cosas… que es imposible no quedarse embobado mirando: gente andando, motos, coches, gente trabajando, comprando, comiendo… El Old Quarter puede parecer caótico pero, de nuevo, es un caos ordenado: cada calle es temática, y no te será complicado saber que estás en la calle de las joyas, o la de la ropa de niños, la de las tiendas de té… y también la zona de copas o la zona de comer, en donde verás cómo la costumbre es sacar sillas y mesas de plástico de tamaño reducido. ¡Muy curioso! Si no tienes mucho tiempo y no quieres perderte demasiado, siempre puedes contratar un Free Tour o confiar en el guía que nos acompañó a nosotros, que fue maravilloso. Tinh (Leo en su nombre "occidentalizado"), de la agencia GBest Travel VietNam, nos trató estupendamente y toda la organización e informaciones que nos dio en todo momento fueron de diez. Podéis contactarle en tinhvu92@gmail.com



Cerca del Old Quarter se encuentra el lago Hoan Kiem, que merece la pena rodear porque, de nuevo, verás la vida pasar: gente haciendo deporte, leyendo, comiendo… ¡Y mucha gente haciéndose fotos! Además, aquí se encuentra el templo Ngoc Son, en medio de un islote, en cuyo interior podréis ver los restos mortales conservados de dos tortugas gigantes que vivían en el lago. Al templo se llega atravesando un precioso puente rojo. 


Aunque si hablamos de templos, no debes irte de Hanói sin visitar el Templo de la Literatura, que albergó la primera universidad de Vietnam y que es todo un símbolo para los estudiantes que, todavía hoy, van a hacerse fotos graduados o, simplemente, a entrar por las puertas que les asegura buena suerte en sus estudios. 
 
Uno de los puntos más famosos de Hanói es la Train Street, una calle estrecha en la que pasa una vía de tren que se ha convertido en uno de los puntos más fotografiados del país. Tanto que, para evitar accidentes, está prohibido adentrarse en las vías, y ya sólo se puede hacer fotos desde una barrera. Por falta de tiempo no pudimos ver más, pero en toda visita a Hanói no debe faltar el Mausoleo de Ho Chi Minh, la Pagoda Tran Quoc o la Pagoda del Pilar Único. Los tres los vimos únicamente desde fuera pero, cuando vuelva, sin duda lo haré en profundidad.

Otra de las grandes atracciones de Hanói es su famoso teatro de marionetas de agua. Hay varias funciones al día y se llenan todas, de modo que si puedes comprar la entrada con antelación, mejor. Es una experiencia muy curiosa por el desarrollo de la historia y el modo en el que cuentan y manejan las marionetas. Yo no pude resistirlo y me traje una marioneta a casa, pues es uno de los souvenirs típicos de la ciudad. 

¿Dónde dormir en Hanói?

La oferta hotelera es muy amplia en la ciudad. Vi muchísimos hoteles y en muchos colgaban el cartel de "Hay plazas". En todo caso, yo os recomiendo el hotel en el que estuve: Apricot Hotel, un hotel de lujo, a dos pasos del Old Quartier, con gimnasio, piscina, spa, estupendas vistas desde la rooftop... y un estupendo desayuno buffet.


¿Dónde comer en Hanói?


Respecto a la comida, yo no comí nada que no me gustara en Hanói, pero os quiero nombrar dos restaurantes concretos porque nos encantaron. Por un lado, en pleno barrio francés (que también merece un paseo), se encuentra el Nam Phuong, un restaurante ideal para comer comida tradicional y muy famoso: en sus paredes veréis fotos de los muchos mandatarios internacionales que lo han visitado. Por otro, no dejéis de visitar Chá Cá Tháng Long, un restaurante precioso en el que comerás pescado rebozado que terminarás de cocinarte tú mismo en la mesa.


¿Cómo moverte por Hanói? 


Por último, comentarte que, si necesitas transporte y vas por libre, lo más fiable es Grab, el "Uber" asiático. Toda la zona del Old Quartier, lago e incluso el French Quartier podrás hacerlo andando, pero quizás para el Templo de la Literatura o el Mausoleo de Ho Chi Minh no te vendrá mal un transporte. 

Una cosa más, yo estuve en todo momento conectado gracias a la eSIM de Holafly, que os recomiendo totalmente: mantienes tu número, no necesitas cambiar la SIM y estarás perfectamente conectado.

En este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!
Todo lo que necesitas para tu viaje de Jose Manuel Antoral Cuevas

* Este viaje ha sido un presstrip de Vietnam Airlines. Sin embargo, ello no implica que mis opiniones estén condicionadas, y se basan siempre en mi experiencia real y sincera.

Comentarios