Costa Oeste EEUU: Qué ver y cómo afrontar una visita al Death Valley Park


Death Valley Park. Valle de la muerte. Dicho así... asusta un poco ¿Verdad?. Bueno, pues si haces una ruta por la Costa Oeste de Estados Unidos debes dejar miedos atrás y visitar, sí o sí, este Parque Nacional del país.

Y no, no da miedo, pero recibe ese nombre, Death Valley Park, porque es un lugar con calor extremo donde la vida es complicada. De hecho, los carteles dentro del mismo avisan de que es el lugar con el calor más extremo del planeta. Yo lo visité en Agosto y los termómetros marcaban 48 grados, y era un calor seco... Pero ojo, porque el récord de calor lo tuvieron el 10 de julio de 1913, cuando se alcanzaron los 57 grados centígrados. Así las cosas, y antes de contaros qué ver allí, conviene tomar nota de algunos consejos básicos:

1. Death Valley Park es un parque en el que vas a conducir entre 3 y 4 horas, dependiendo de las rutas internas que hagas. Y en esas 3 o 4 horas sólo habrá UNA gasolinera (justo en el centro del parque). Por ello, es necesario que llenes el depósito antes de entrar al parque. Necesitarás la gasolina a tope para circular y para usar tu aire acondicionado.

2. Lleva agua. En abundancia. No sólo para tu consumo, también para el coche, por si acaso tuvieras algún calentamiento. En el mismo punto de la gasolinera, hay también una tienda.

3. Lleva cremas, gorras... cualquier elemento que sirva para taparte del sol. Lo de la gorra dependerá del gusto de cada uno, pero lo de la crema es algo obligatorio si no quieres abrasarte.



4. Por las mismas razones antes dichas, lleva comida si crees que la vas a necesitar (frutos secos, fruta...). Dado el enorme calor que hace, yo no me plantearía comer nada allí, pero quizás un tentempié te venga bien.

5. Cuando hagas las paradas que hay que hacer en los diferentes miradores, procura no estar fuera del coche más de 10 minutos. Algunas personas optaban incluso por dejar el coche con el motor en marcha y el aire acondicionado.

6. En Death Valley Park NO hay cobertura. Por ello, se pide coherencia y conducir sólo por las vías que lo permiten. No quieres quedarte tirado con el coche en medio de un desierto, en una vía sin asfaltar, sin cobertura y por la que, quizás, no pasa nadie en horas...



7. Recuerda que como parte de los Parques Nacionales, necesitarás pagar los 30€ por coche que cuestan siempre, o bien llevar encima tu pase anual (cuesta 80€, y a nada que entres a 3, ya lo has amortizado). Realmente, en Death Valley no hay taquillas, solo un puesto automático para comprar el pase, pero yo no me arriesgaría a que te pillaran sin el pase. Y bueno... seamos turistas responsables.

Ahora, vayamos "al lío". Nosotros visitamos Death Valley desde Yosemite y hacia Las Vegas, atravesándolo por tanto de oeste a este. Irás viendo diferentes miradores en los que parar. No tiene pérdida porque vas a ver otros coches, o bien verás el propio mirador, con su aparcamiento, su baño... Pero más allá de esos miradores, hay algunos puntos que no debes perderte.



Los principales atractivos se encuentran en el entorno del Centro de Visitantes de Furnace Creek. Aquí podrás comprar algo de comida, ir al baño, tener algo de wifi... y muy importante, coger un mapa, que te señala los puntos de interés así como sus circunstancias, es decir, cuánto debes andar si quieres hacer las rutas senderistas.

Para mi, la joya de la corona se encuentra a unos 25k de este centro de visitantes. Se trata del Badwater Basin, o lo que se conoce como el mar de sal. El espectáculo visual es impresionante, porque pasearás por lo que, muchos antes fue mar, y ahora es sal petrificada. Ojo, porque aquí te avisan que no debes adentrarte en dicho mar de sal, por el calor, más allá de las 10 de la mañana. Todo el mundo lo hace, y decide andar un poco, o un mucho. Nosotros aguantamos unos 10 minutos, 5 de ida y 5 de vuelta. No llegamos al final del recorrido, pero nos hicimos una idea del tipo de paisaje. El calor era sofocante. Se trata del punto más bajo sobre el nivel del mar de todo Norte América.


Desde ahí, y deshaciendo el camino, llegaréis al Artist Palette, una vía de 13 kilómetros que sólo se puede recorrer en coche, de un único sentido, que muestra varios espectáculos de la naturaleza en forma de diferentes colores sobre las montañas y rocas.

Y dejando atrás el parque, dirigiéndote al Amargosa Valley, no dejes de parar en Zabriskie Point, desde donde verás una espectacular mezcla de montañas doradas.



Sinceramente, Death Valley Park es uno de los paisajes más espectaculares que he visto. Hacía calor, sí, pero merece muchísimo la pena visitarlo. Yo desde luego guardo un recuerdo maravilloso. Y eso que lo vi a plena luz del día... porque las guías te dicen que desde allí se ven espectaculares atardeceres y también preciosas estrellas. Pero a nosotros se nos iba de hora...

De todos modos, si te ha dado algo de "susto" visitar por tu cuenta el Death Valley y prefieres ir de una forma un poco más segura y profesional, existen tours guiados desde Las Vegas.

En este blog encontraréis enlaces afiliados de hoteles y actividades. No suponen ningún gasto extra para ti, pero a mi me ayudan a poder mantener el blog. Si te gusta lo que cuento, te invito a seguirnos en facebook e Instagram.

Booking.com

Comentarios

Booking.com