Turismo de idiomas: aprender inglés en Liverpool


En alguna ocasión ya en este blog os he hablado de Liverpool, una ciudad británica que me tiene fascinado. Ya he ido a ella en tres ocasiones, y la principal razón por la que la descubrí fue estudiar inglés.

En efecto, viajar para aprender idiomas es una alternativa viajera más que recomendada. En mi caso, ya sabía inglés, pero sentía que no estaba seguro con el idioma, me daba vergüenza hablarlo... por lo que necesitaba, sí o sí, soltarme. Y nada mejor que hacerlo en Inglaterra.

Buscando y rebuscando, encontré la opción de viajar a Liverpool, principalmente porque es una opción más económica que otras. Para empezar, puedes llegar a la ciudad con varias compañías lowcost, que llegan al mismo Aeropuerto John Lennon de la ciudad, o bien al de Manchester, que está a unos 40 minutos de Liverpool.

Salvado el tema del transporte, llega la opción más importante: elegir dónde estudiar y dónde dormir. En mi caso, la elección siempre ha sido The Liverpool School Of English.



En The Liverpool School Of English encontraréis cursos de diferentes tipos (desde las 6 hasta las 30 horas semanales, preparatorios para el IELTS, First o Advanced...) y con precios desde 190 libras por semana en adelante.

Los cursos comienzan cada lunes, de modo que puedes incorporarte en cualquier momento del año y pasar allí tantas semanas como tengas o puedas (Yo recomiendo un mínimo de dos...). Cuando el alumno llega a su primer día, recibe una pequeña charla sobre la escuela, su funcionamiento, sus normas... y se le realiza un test de nivel (escrito y hablado). Este test sirve para determinar el nivel que tienes, y en el cual te incorporarás el segundo día del curso. Si en algún momento sientes que tu nivel no es adecuado, por exceso o por defecto, puedes solicitar un cambio y, previo nuevo test, se valorará el cambio.



Lo bueno de esta escuela es que, además de tener un sistema de formación muy efectivo, disponen de muchísimas actividades a diario para que, fuera del horario escolar, puedas seguir relacionándote con alumnos de la escuela y, en definitiva, hablar inglés. Porque el idioma se aprende hablando. Estas actividades, que la escuela publica cada lunes en sus redes sociales y el tablón de anuncios de la cafetería, van desde visitas a museos, excursiones a ciudades cercanas, noches de baile, noches de pizza... algunas son gratuitas y otras no, pero merece la pena participar en todas las posibles. Seguro formarán parte de tus buenos recuerdos cuando te vayas de Liverpool.



¿Y dormir? La escuela facilita igualmente el alojamiento. Podrás elegir entre dormir en una casa con una familia (Homestay), o en una de las residencias de estudiantes de que dispone. La segunda opción es algo más cara, pero siempre es la que yo he elegido, ya que dispondrás de habitación y baño privado (compartes cocina y salón cada 6 habitaciones) y están en el centro de la ciudad, con lo que puedes ir andando a la escuela, algo que no es posible desde las casas de acogida.


Por último, Liverpool es una opción maravillosa para conocer una ciudad vibrante, llena de ocio y opciones de visita interesantes, tanto en la ciudad como en los alrededores:


Por último, dejarme deciros que en mis cursos en esta escuela he coincido con estudiantes de 17 países diferentes, y poder conocer sus culturas y trazar amistades internacionales... no tiene precio.

En este blog encontrarás enlaces afiliados. Si los pinchas, nos ayudarás a seguir manteniendo el blog. Igualmente, puedes ayudarnos haciéndote fan de nuestra página en facebook y siguiéndome en Instagram.

Comentarios

Booking.com