Viajar por la Ruta 66: De Williams a Barstow en 3 días y 2 noches

                       No te quedes sin Internet cuando viajas: 5% de descuento en Holafly



En nuestro viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos, elaboramos una ruta que nos permitiera, desde el Gran Cañón del Colorado, enlazar con el recorrido típico de las últimas etapas de la Ruta 66. Queríamos sentir lo que se siente al hacerla y, por supuesto, conocer alguno de los lugares más característicos de la misma. Al menos, eso sí, en su último tramo.

Por si no habéis leído el post sobre los preparativos del viaje, os recomiendo hacerlo para conocer los consejos que en su día os di sobre cómo alquilar un coche y sobre la conducción en Estados Unidos. En todo caso, he de deciros que conducir por la Ruta 66 es muy muy sencillo. Son carreteras de un carril por sentido, que no suelen tener pérdida porque están perfectamente señalizadas con los carteles de "Historic Route 66" y que, al contrario de lo que podríamos pensar, no suelen estar muy concurridas.

Dicho esto, vamos con el desglose de las paradas más interesantes que nosotros hicimos desde El Gran Cañón. Ten en cuenta que, entre pueblo y pueblo, y siempre que no te desvíes de la ruta 66, seguro encuentras gasolineras o tiendas en medio de la nada que, seguro, te dan deseo de parar. Hazlo.

Williams



No habíamos desayuno, de modo que la primera parada fue una de las más típicas: Anna´s Canyon Café, un precioso café que se ha hecho muy popular en la ruta y que sirve estupendos desayunos americanos (no te vas a quedar con hambre) a precios bastante asequibles. Además, son muy amables.



Una de las estampas más conocidos de Williams es sin duda la vieja Gasolinera de Pete, hoy convertida en un pequeño museo. Es un auténtico viaje en el tiempo. Date además un paseo por la calle principal del pueblo, porque está lleno de tiendas típicas, carteles y, seguramente, ya vayas encontrando una buena muestra de coches clásicos aparcados por allí. Y mira por todos los lugares, porque suele haber paredes con murales espectaculares.

Seligman



Seligman es, probablemente, una de las paradas más auténticas de esta parte de la ruta. Yo disfruté como un enano. Honestamente, no deja de ser una carretera (la propia Ruta 66) con alguna casa, motel y tienda a ambos lados. Pero es que cada casa, motel y tienda tiene la esencia de esta ruta. Y es aquí donde encontramos más coches clásicos y algunos que te recordarán a los de la película de Disney-Pixar "Cars", porque les han puesto ojos. No hay que olvidar que, de hecho, Disney se inspiró en la ruta 66 para esta película. Además de recorrer esta pequeña "calle" (insisto, es la propia carretera), no dejes de asomarte, en la segunda calle, por la vieja casa del Sheriff.


Hackberry General Store


Esta es una de esas paradas especiales que debes hacer. No es un pueblo, ni una ciudad. Es, simplemente, una tienda. Pero es maravillosa. Su interior es una tienda, sí, pero también un auténtico museo. Su exterior es, igualmente, de película, lleno de coches antiguos, huesos de animales... Nosotros nos encontramos, además, con una señora que cantaba y tocaba en directo en el porche de la tienda. Fue sin duda uno de los momentos más especiales del viaje.


Kingman

Tres son las principales paradas que podrás hacer aquí. Por un lado, el Mr D'z Route 66 Dinner "D" for Dunton, una de esas hamburgueserías que acaparan fotografías. Nosotros no pudimos comer, porque estaba hasta arriba, pero bueno, como poco puedes parar, hacer fotos... y ver en el parking, además de los ya nombrados coches clásicos aparcados, la célebre señal de la Ruta 66 en el suelo.



Te recomiendo intentar aparcar aquí mismo porque, enfrente, hay un pequeño parque con un viejo tren y, al otro lado, el Arizona Route 66 Museum. La Bonelli House es otra parada que hacer en Kingman, una casa museo victoriana de piedra volcánica que llama mucho la atención.

Oatman


No muy lejos de Kingman, y a medio camino hacia Needles, se encuentra esta aldea que es un viaje al viejo oeste americano. Todo el pueblo te trasladará a un western auténtico. ¡Es precioso! Aunque, si por algo es famoso Oatman es por la presencia de burros en sus calles. Sí, tal cual, los burros son un ciudadano más, y pasean a sus anchas por las calles. Si te descuidas, hasta podrían meterse en alguna tienda. De hecho, uno de los "souvenirs" que venden aquí es comida para burros. Por 1 dólar podrás sentir lo que es dar de comer a un asno.


Pero ojo, un par de precauciones. La primera, aminora la velocidad a medida que llegues a Oatman porque encontrarás burros ya en la misma carretera. Nosotros tuvimos que parar un par de veces y esperar a que pasaran... Y la segunda, cuidado al darles de comer, porque a veces son violentos y celosos. En nuestro caso, un burro vino corriendo a por otro al que le estábamos dando de comer. Suponemos que quería su parte del "pastel" pero lo cierto es que se enzarzaron en una pequeña disputa que, obviamente, nos obligó a separarnos. Si lo prefieres, y duermes en Kingman, también puedes visitar Oatman en una excursión organizada.

Antes de seguir la ruta, una advertencia: Llena del depósito en Needles. A partir de aquí, los precios suben hasta dos dólares por litro... ARCO suele ser la más barata, pero chequea los precios en Google Maps, porque aparecen. Insisto: llena el depósito aunque lo tengas a medias, los kilómetros siguientes la gasolina se pone por las nubes.

Amboy, Bagdad, Peggy Sue's 50 Dinner y Calico


De Needles a Amboy te sacarán unos kilómetros a la autovía, pero tranquilos, volverás pronto a la ruta, hazlo en cuanto puedas y dirígete hacia Amboy. Es en esta parte de la ruta donde más señales en la carretera vais a encontrar, de modo que es aquí donde podrás hacerte LA foto :). En Amboy debes parar en el Roy`s Motel Café, un motel abandonado en el que puedes incluso pasar a las habitaciones. Antes, habrás encontrado por la carretera un par de esculturas de dragones chinos. Sí... como te lo cuento.



Seguimos de ruta y, pasando Bagdad, debes hacer una parada en el célebre Bagdad Café. Famoso por la película que lleva su nombre y que se grabó en él, es todo un icono de la Ruta 66 y su interior es, de nuevo, un auténtico museo. Nosotros decidimos tomar una cocacola para disfrutarlo un rato. Y pensamos en comer, porque la carta no era cara, pero decidimos no hacerlo porque, en realidad, nos apetecía comer una hamburguesa en la siguiente parada: Peggy Sue's 50 Dinner. Viajarás a los años 50 desde que cruces la puerta. Y por cierto, daos el capricho de tomar un postre... ¡Menudas tartas!


La última parada en esta etapa fue Cálico Ghost Town, un pueblo fantasma convertido en una especie de parque temático. De hecho, hay que pagar para entrar. Y eso no me gustó, no por pagarlo, sino porque veníamos de 3 días de ruta en coche, parando y haciendo fotos en lugares abandonados, especiales... y de pronto que en un supuesto pueblo fantasma te cobren, pues ya te da por pensar que sea una turistada... Y con esa sensación me quedé, la verdad. Es bonito, es especial, pero encontrarse en un recinto cerrado y previo pago me dejó con la idea de que, más que un viejo pueblo abandonado, era un pueblo atracción turística construído para la causa. En todo caso, merece la pena visitarlo.


¿Dónde dormir?


Este recorrido que os cuento nosotros lo hicimos en 3 días, con dos noches entre medias. La primera de ella la hicimos en Laughin, cerca de Kingman y Oatman, en el Avi Resort Casino (en el que agradecimos la piscina y la "playa" que han creado a la orilla del Río Colorado) y la segunda en Barstow, a 10 minutos de Cálico, en el Budget Inn, un motel de carretera muy apañado que también tenía una pequeña piscina que, a 43 grados, agradecimos.

Desde aquí, ya nos salimos de la ruta para ir hacia Palm Springs, parando previamente en el Museo del Primer McDonalds de la historia, que ya os conté en otro post.

Recuerda que en Estados Unidos es importante que llevéis conexión móvil para activar el GPS, y que en Estados Unidos podéis tener 5G gracias a HolaFly. Podéis comprarla en el siguiente enlace y si introducís el código UNMAPAENLAMALETA tendréis un descuento del 5%.

Como siempre os digo, en este blog encontraréis enlaces de afiliados. Si decides reservar tus excursiones, vuelos u hoteles a través de ellos, nos ayudarás a mantener el blog sin que ello tenga un coste adicional para ti. ¡Buen viaje!

Sigue nuestros viajes en facebooktwitter e Instagram.

Comentarios